Tratamiento Químico

El tratamiento químico del agua es esencial para la seguridad de sus usuarios, pero un tratamiento incorrecto también puede ser la causa de diversos problemas, como: manchas, decoloraciones, corrosión, etc. En general, el agua que se obtenga de una red de agua corriente se considera adecuada como agua de llenado sin necesidad de ensayos.

La Norma UNE-EN 16713-3 (enero 2017) “Piscinas de uso doméstico. Sistemas de distribución de agua. Parte 3: Tratamiento. Requisitos”, indica en su apartado 4.3 que “Los parámetros siguientes garantizan una buena calidad del agua de baño.

Aseppi

Para asegurar que se pueden obtener y mantener estos parámetros, se deben tener en cuenta los factores siguientes:

  • Un diseño de piscina de acuerdo con las Normas EN 16582 (todas las partes) y EN 16713-1 y En 16713-2.

  • Una instalación de la piscina de acuerdo con las Normas EN 16582 (todas las partes) y EN 16713-1 y En 16713-2

  • La utilización y el mantenimiento de la piscina y Los parámetros fisicoquímicos se deberían verificar con regularidad con un equipo de medición adecuado.

Los parámetros básicos para un agua de baño de buena calidad son el valor de pH, la tasa de cloro libre (o de otros desinfectantes) y la tasa de cloro combinado (si procede). Si no se utiliza cloro, o no se mide de forma activa, el potencial redox puede ser un método de medición”.

Siguiendo con las generalidades, la Norma indica que un producto desinfectante debe actuar de forma eficaz contra todo tipo de agentes patógenos; así mismo, en su anexo B prescribe las indicaciones relativas a los parámetros microbiológicos para una desinfección eficaz del agua de la piscina (para el muestreo y la determinación de los parámetros de dicha tabla, se aplica la Norma EN ISO 19458): A mayores, el producto desinfectante debe actuar con rapidez, tener un efecto duradero y permitir una medición sencilla e inmediata. Al tener en cuenta todo lo anterior, normalmente se utiliza como desinfectante el cloro (que se puede suministrar en estado líquido o sólido) o el bromo (sólido). El resultado de la desinfección y el consumo de los productos está ligado a la eficacia del proceso simultáneo de filtración. Normalmente, para el proceso de desinfección se instala un equipo junto al de filtración que puede consistir en: bombas dosificadoras, difusores de acción lenta, sistemas de electrocloración in situ, válvulas de regulación y equipos con regulación automática o de análisis de parámetros (cloro libre, potencial redox, valor de pH).

Productos Aipool

Gama de productos químicos para piscinas Aipool.

En su apartado 4.5.2. la norma explica sobre los desinfectantes principales que: “La cloración es el método de desinfección del agua de la piscina más comúnmente empleado, generalmente en forma de cloro gaseoso o de hipoclorito de sodio o de calcio, pero también con isocianurato clorado: Todos estos productos se denominan corrientemente “cloro” o “bromo”. Para el agua de las piscinas están recomendados los desinfectantes siguientes:

  • Cloro gaseoso / ácido hipocloroso / solución de hipoclorito, producto en el punto de uso (in situ) mediante electrolisis de una solución de clorurode sodio (solución de sal común, agua de mar o salmuera, conforme a la Norma EN 16401), de ácido clorhídrico o de filtrado con adición de sal.

  • Solución de hipoclorito de sodio, como se especifica en la Norma EN 15077, conteniendo 150 kg/t de cloro y unos 12 g/l de hidróxido de sodio y teniendo un valor de pH aproximado de 11. Durante al almacenaje, la concentración de cloro disminuye, suponiendo una pérdida de cloro diaria de aproximadamente 1 g/l a 20 ºC.

  • Hipoclorito de calcio, como se especifica en la Norma EN 15796, ya sea en forma granular, de tableta o de pastilla, conteniendo al menos un 65% (m/m) de Ca (OCl)2 y una fracción de masa de agua inferior al 16%.

Cloro
  • Isocianuratos clorados, compuestos de tricloroisocianurato, como se especifica en la Norma EN 15302, o compuestos de dicloroisocianurato, como se especifica en las Normas EN 15702 y EN 15703.

  • 1-Bromo–3–cloro–5,5–dimetilhidantoina (BCDMH) en forma de pastilla, recomendado particularmente para los spas o para agua a alta temperatura.

  • Ácido hipobromoso: Las aguas que contienen bromo reaccionan con el cloro o el ozono formando ácido hipobromoso como desinfectante eficaz”. También existen otros métodos desinfectantes alternativos que se aplican solos o combinados con un desinfectante principal.

  • Ozono. Norma EN 15704.

  • UV.

  • Peróxido de hidrógeno. Norma EN 16400.

  • Monopersulfato potásico. Norma EN 16380.

  • PHMB (polihexametileno biguanida), utilizado únicamente asociado al peróxido de hidrógeno y un alguicida.

Tradicionalmente en el ámbito de las piscinas domésticas, se utilizaban los siguientes productos:

  • Para la desinfección: cloro, hipoclorito sódico en líquido o hipoclorito cálcico en forma granular o de pastillas.

  • Para bajar el valor de pH: ácido clorhídrico.

  • Para elevar el valor de pH: carbonatosódico.

  • Para combatir la presencia de algas: sulfato de cobre.

Métodos Medición
Fotómetro

Diversos métodos para medir cantidad de cloro en el agua, pastillas colorimétricas y fotómetro.

El consumo de estos productos se hacía a partir de los análisis periódicos con reactivos líquidos y comparación por color, se basaba en una aproximación empírica ya que depende de varios factores:

  • Tipo de piscina: las piscinas descubiertas tienen un mayor consumo de cloro que las cubiertas, debido a la acción de los rayos solares.

  • Temperatura del agua: cuanto mayor sea mayor será la evaporación del cloro del agua. Al aumentar 1 °C la temperatura del agua se elimina un 15-20% de cloro.

  • Radiación solar: los rayos U.V. del sol transforman el cloro en cloruros inactivos, por lo que es difícil mantener los niveles adecuados de cloro libre en piscinas descubiertas en épocas de fuerte insolación.

  • Filtración adecuada: si la materia orgánica del agua pasa por los filtros sin quedar retenida se produce un mayor consumo de cloro, ya que éste se emplea en oxidarla.

  • Número de usuarios: Cuanto mayor es el número de bañistas, mayor es el consumo de cloro.

Las innovaciones en el tratamiento químico se fueron desarrollando en varios frentes: desarrollo de productos con menores riesgos en su manipución, nuevos métodos de control de parámetros, innovación en automatización del control y dosificación de productos desinfectantes, etc.

Todo esto ha desembocado, en la actualidad, en una oferta muy amplia de tratamientos (compuestos de Cloro, Oxigeno activo, Ácido sulfúrico, Ozono, Clorhidratode Polihexametilen-biguanida, Bromo, Ionización con sales de Cu+Ag, Electrólisis salina, etc.) y una gran variedad de equipos que automatizan el proceso (Bombas dosificadoras de diferentes modelos, sistemas y capacidades, Equipos especiales para la formación de solución a partir de sólidos, Sistemas especiales de control y dosificación, etc.).