Filtro

Según la norma UNE-EN 16713-1 “Piscinas de uso doméstico. Sistemas de distribución de agua. Parte 1 Sistemas de filtración. Requisitos y métodos de ensayo”: “el objeto del sistema de filtración de cualquier piscina es limpiar la materia en suspensión del agua de la piscina”. La filtración se realiza haciendo pasar el agua a través de un medio adecuado contenido en un cuerpo de filtro.

Generalmente se admite que existen cuatro tipos de filtros asociados a las piscinas:

  • Filtros pre capa/de tierra de diatomeas (DE)

  • Filtros de cartucho o de bolsa desechables

  • Medios granulados (monocapa / multicapa)

  • Otros filtros (ej., sistemas de membrana)

En la mayoría de las piscinas domésticas a las que nos ceñimos, se instalan filtros de arena, que debe ser de sílice y estar libre de carbonatos, arcilla o de otros cuerpos extraños que puedan tener un efecto negativo en la calidad delagua de la piscina.

Como ya se ha comentado, en todos los tipos de filtración se aplican condiciones de lavado a contracorriente para garantizar la eliminación de residuos y otras sustancias acumuladas. El agua utilizada para el contralavado se vacía en un desagüe próximo al filtro.

Filtro de Diatomeas

Su particularidad se encuentra en el material filtrante, las diatomeas, que se tratan de unos microorganismos o algas marinas fosilizadas que se presentan en forma pulverulenta, con partículas muy pequeñas de impregnación silícea que le dotan de una gran porosidad y aumenta su capacidad de filtración reteniendo partículas e impurezas de hasta 5 micras. Este sistema no necesita la adición de productos floculantes; tiene una velocidad de filtración inferior a otros, como los de sílice, por ejemplo.

Otra diferencia importante se encuentra en la forma de situar el material filtrante, tanto en el caso de trabajar a presión: las diatomeas se disponen en capas horizontales sobre unos emparrillados de soporte, con un espesor de 2 mm y a través de ellos se hace pasar el agua; como si se trabaja al vacío: el agua se extrae a través de unos tubos en el interior del filtro, contra los cuales se “aplastan” las diatomeas al producirse el vacío por la aspiración.

Filtro Diatomeas

Filtro de Diatomeas Pentair (11,00 m³/hora)

Filtro de Cartucho

Se trata de filtros para pequeñas piscinas, están construidos con un contenedor de material resistente a la presión que alberga en su interior unos cartuchos cilíndricos de celulosa o un material sintético que se pliega en forma de acordeón (como los filtros de los automóviles) y que tiene una alta porosidad.

Se hace pasar el agua a través de los cartuchos y se produce la retención de las sustancias; la velocidad de filtración es inferior a otros sistemas y se pueden limpiar aclarándolos con abundante agua a presión; se sustituyen con relativa frecuencia.

Filtro Cartuchos

Filtro Cartuchos

Filtro de Arena

Es el sistema más empleado en piscinas domésticas, se trata de un contenedor de un material sintético, resistente a los productos químicos, en cuyo interior se disponen una o varias capas de arena de sílice limpia, con una granulometría de 0,6 mm normalmente y un espesor total hasta 70 cm. Normalmente, el contenedor tiene dos orificios de entrada y salida de agua, un cierre superior y un desagüe inferior. Ambas tomas, entrada y salida, están conectadas a la válvula selectora que dirige el agua en la dirección adecuada para la función solicitada. El agua de la piscina se introduce en el tanque y circula atravesando la arena por gravedad o a presión, reteniendo las partículas en suspensión que la ensucian. En la tubería de entrada de agua se instala un deflector que reparte uniformemente el agua por la superficie del árido.

Con el sistema habitual a presión y dentro de la dificultad de dar valores medios, para nuestra piscina tipo de 51,20 m3 de agua, se podría instalar un depósito de 60 cm de diámetro, que soportaría un caudal máximo de 15 m3/ hora y una presión máxima de trabajo de 2 kg/cm2. Por último, indicar que a medida que se va repitiendo el proceso de filtrado se incrementa la saturación del material y su ensuciamiento, por lo que es necesario efectuar la operación de “lavado” para invertir el proceso y enviar directamente al desagüe las partículas retenidas. El manómetro que se coloca para medir la presión del interior nos da información sobre dicha saturación al aumentar anormalmente la presión.

Filtro de Arena

Filtro de arena

Otros filtros

Existen otros sistemas de filtrado o variaciones sobre los anteriores en función del material y su granulometría. Por ejemplo, se pueden encontrar filtros de carbón o mixtos de arena y carbón que permiten altas velocidades de filtrado y operaciones de lavado. No son muy utilizados.