Cuarto o Caseta de Depuración

Es el recinto donde se sitúan los elementos principales del circuito de recirculación; mientras que en las piscinas públicas suele ser un cuarto de dimensiones regulares, en las piscinas domésticas y por cuestiones de espacio, estética y falta de regulación, se suelen situar en una caseta, con un espacio limitado para los diferentes equipos.

La opción más común es situarla enterrada, óptima desde el punto de vista de aprovechamiento del espacio, pero incómoda para la manipulación de los equipos y susceptible de inundarse ante averías.

Resulta más lógico situarla elevada sobre el nivel del terreno, de esta forma el acceso para la manipulación de los equipos se realiza con más facilidad y sin riesgos para sus usuarios. Además, con este tipo de casetas, no existe riesgo de inundación, ni por avería ni por accidente, minimizando el riesgo de reparaciones o sustituciones de motor y partes eléctricas. Se realizan in situ, con técnicas tradicionales de albañilería o, preferentemente, se instalan prefabricadas en materiales de distinto tipo, como PVC o madera.

Caseta de depuración Aseppi
Caseta de depuración Aseppi
Caseta de depuración Aseppi

Caseta de depuración enterrada y caseta de depuración de superficie.