Rehabilitación de las piscinas

En numerosas ocasiones aparecen procesos patológicos que terminan por provocar lesiones físicas en el vaso y la consiguiente pérdida de estanqueidad, así como la rotura de la red hidráulica en su encuentro con el vaso.

Las causas son variadas y en muchas ocasiones se deben al escaso estudio inicial del terreno o a la deficiente preparación del mismo para soportar las cargas de una piscina. En muchas ocasiones no interviene un Técnico especializado o se actúa por repetición de actuaciones anteriores sin considerar el carácter individual de cada piscina y su emplazamiento.

Piscinas Aseppi

Otras veces, la causa está en errores de ejecución como una estructura insuficiente, deficiente compactación del terreno tanto en la base como en el relleno, una mala disposición o anclaje de la red hidráulica, etc.

Evidentemente estas tuberías partirán por cizallamiento, ocasionando la salida del agua del vaso y de la que provenga de la impulsión de la bomba, lo que ocasionará el arrastre de las tierras de relleno y el hundimiento de la solera de la playa, en los casos más leves, pudiendo incluso producir el asentamiento y rotura del propio vaso de la piscina o de alguna de las construcciones perimetrales, todo ello en función del tiempo que se tarde en detectar la fuga, del tipo de terreno, etc.

Por último, está la posibilidad de la aparición de fugas de agua a través de las juntas que se crean entre el hormigón y los propios elementos de la instalación hidráulica, como ocurre en el caso de los skimmers, las boquillas de impulsión, los focos subacuáticos, etc.

Las filtraciones se evidencian por un mayor consumo de agua del que parece normal y, sobre todo, ante la aparición de deformaciones en la playa perimetral al vaso e incluso la existencia de socavones.

Encontrar la causa de la pérdida de agua en una instalación enterrada no suele ser fácil, pero actuando metódicamente se puede llegar a detectar la mayoría de ellas.

Lo primero que se debe hacer es dejar de añadir agua al vaso y observar la variación de niveles y el momento en que se estabiliza; con esta aprueba podemos empezar a decidir los elementos en mal estado. En torno a la línea de estabilización buscaremos grietas en el revestimiento del vaso o la coincidencia con algunos de los elementos de iluminación o red hidráulica de la instalación.

Si la filtración se produce por el exterior de los conductos hidráulicos en su paso por el muro, la solución normal es un doble sellado

Antes de realizar calas para comprobar visualmente el estado de los elementos señalados por la prueba anterior, podemos intentar confirmar nuestro diagnóstico por medio de ensayos con detectores de sonido, logger, correladores, geófonos, etc.; en muchas ocasiones este servicio se encuentra incluido dentro del seguro de nuestra vivienda. No se trata, normalmente, de ensayos concluyentes, pero en ocasiones nos puede ayudar a delimitar el problema. Al final, será necesario descubrir el elemento en mal estado, realizar la prescripción de la actuación necesaria por su estado y actuar.

A continuación, trataremos algunos de los problemas más habituales.

Si la filtración se produce por el exterior de los conductos hidráulicos en su paso por el muro, la solución normal es un doble sellado: primero con juntas o masillas hidroexpansivas en el encuentro tubo – paramentos y luego mediante el relleno del espacio entre escudo y el revestimiento con masilla de resina epoxi especial para piscinas. En los sistemas de iluminación un punto crítico es la junta del muro con el pasacables. Al construir la piscina, es una buena práctica constructiva que facilita el tratamiento estanco instalar pasacables; en caso de no tenerlo, la solución pasa por rellenar el agujero practicado para el paso de la manguera eléctrica con masilla de epoxi.

Tratamiento en Focos
Intervención en Sumideros
Masilla Epoxi

Arriba, tratamiento en focos acuáticos/ Intervención en sumidero.

Normalmente el sumidero y la tubería del sumidero están embutidas en la solera del vaso, siendo la avería por lo general fuera del vaso de la piscina. Otra lesión recurrente en la degradación de las juntas en los revestimientos cerámicos o vítreos; en estos casos se hace necesario el vaciado del vaso y la limpieza y reposición de las juntas con materiales prescritos por el fabricante para el ambiente agresivo que supone el agua de una piscina.

Dejando atrás la rotura de las instalaciones, otra de las lesiones que provocan filtraciones es la aparición de grietas en la estructura del vaso; ya se han mencionado las causas que pueden motivarlas y lo más importante sería discernir de si se trata de un proceso activo, con grietas que aumentan de magnitud o, por el contrario, si parece estabilizado.

Si tenemos dudas, lo más adecuado es vaciar el vaso al final de periodo estival (si la pérdida es menor y puede esperarse al fin de temporada) y colocar fisurómetros durante varios meses para poder tomar información sobre la evolución del proceso patológico. En el caso de que progrese ostensiblemente, hay que solicitar la intervención de un Técnico y normalmente se tratará de actuaciones severas y traumáticas para la piscina y su entorno.

Si el desarrollo es mínimo o inexistente podemos optar por tratar las grietas, volver a impermeabilizar y a reparar el revestimiento o, colocar un nuevo revestimiento continuo y elástico que sea capaz de soportar nuevas pequeñas deformaciones sin romperse y evitar la aportación de agua descontrolada al terreno. En ambos casos se aconseja la intervención de empresas especialistas (de verdad) en este tipo de intervención, volviendo a recordar la necesidad de establecer un diagnóstico correcto como paso previo y fundamental para una correcta reparación.

En el mercado existen muy buenos productos para cada solución y, normalmente, es la intervención humana el factor desequilibrante en una intervención infructuosa.

La utilización de morteros y membranas impermeabilizantes, como barreras ocultas por el revestimiento en una parte imprescindible del sistema al que además de su comportamiento repelente al agua se le puede exigir otras propiedades como una cierta elasticidad, una buena adherencia ante bases heterogéneas,etc.