Los costes de envío globales están alcanzando niveles raramente vistos, lo que ejerce presión sobre los equipos de logística y los compradores de productos por igual. A continuación os compartimos un artículo muy interesante que indica algunas de las razones de este fenómeno.