Climatización

Con una instalación de climatización adecuada conseguimos tener la piscina con actividad durante todo el año, mejorando el confort de las personas en su uso.

Para ello, existen distintas tecnologías que pueden actuar, incluso combinadas entre sí, para crear el ambiente cálido y acogedor buscado. Básicamente, dichas tecnologías se pueden clasificar en:

Paneles Solares

La energía solar es una de las formas naturales para el calentamiento del agua de la piscina; el sistema es automático y se basa en mantener el agua caliente gracias a la exposición solar de los paneles.

La ubicación de los paneles solares, instalados en cubiertas, en el suelo o sobre pérgolas, debe realizarse con una relativa proximidad al vaso para evitar las pérdidas de energía en el trazado. Normalmente, el sistema solar utiliza la potencia de la bomba depuradora para funcionar, a través de una válvula que se instala a la salida del filtro. El agua, una vez depurada, se desvía a los colectores y pasa por sus pequeños conductos donde se calienta por la acción del sol; el agua calentada vuelve a la piscina y mezcla su temperatura en el vaso.

Existen varias soluciones en el mercado para dar respuesta a la misma situación; habitualmente, su diseño de tubos individuales ofrece muy poca resistencia al viento, siendo capaces de resistir sin problemas vientos de hasta 120 km/h. En caso de sufrir daños por circunstancias adversas, los tubos pueden ser reparados individualmente con un kit de reparación. Por último, el sistema de anclaje suele ser rápido, sencillo y diseñado para erradicar los riesgos de filtraciones en su posicionamiento sobre cubiertas.

Sistema Solar Aseppi

Bombas de calor

Utilizar la temperatura ambiental para incrementar la temperatura del agua es una de las opciones más eficientes después de los paneles solares en cuanto a consumo de energía, ya que las bombas de calor son capaces de transformar cada KW de energía eléctrica consumida en 5KW de potencia calorífica1 ; además, los requerimientos de espacio son los mínimos y ello hace que se puedan instalar en cualquier tipo de piscinas.

Las bombas de calor para este uso deben tener un intercambiador térmico de placas de titanio, ya que cuenta con más superficie de intercambio que otras soluciones (tubo) y esto provoca un rendimiento superior.

Resumiendo, un sistema de calentamiento de agua para piscinas de este tipo funciona a base de un circuito de climatización que consta de cuatro elementos esenciales:

  1. Un evaporador para absorber el calor.

  2. Un compresor para aumentar el calor y la presión del refrigerante.

  3. Un intercambiador de calor (que consiste en una caja en la que el agua circula y una serpentina por la que el refrigerante circula) para transferir el calor del refrigerante al agua.

  4. Un dispositivo de expansión para modificar y regular la presión del sistema.

Bomba de Calor Aseppi

Bomba de calor Inverter

Intercambiadores de calor

Creando un nuevo circuito en el sistema de calefacción de la vivienda y produciendo la transferencia de calor mediante un intercambiador. Tienen la ventaja de aprovechar la instalación de calefacción existente.

Intercambiador de calor de placas

Intercambiador de calor de placas

Esquema instalación de un Intercambiador de Calor

Esquema de instalación de un intercambiador de calor

1 Sistemas de Climatización, Bombas de calor, www.a-ipool.es