Construcción: Introducción

Describir el proceso de construcción de una piscina y que se pueda aplicar a todas las variedades que pueden darse, resulta casi imposible; por ello es aconsejable partir de un modelo concreto y desarrollar sus pautas específicas, con el convencimiento que resultará una referencia suficiente, para asimilar los cambios que puedan darse en otros proyectos. Más de la mitad de las piscinas de uso doméstico se construyen enterradas, utilizando el hormigón armado proyectado como sistema estructural, con unas medidas aproximadas en planta de 8,00 x 4,00 metros, una altura media de 1,60 metros y un espacio próximo de 1,50 m² para situar el equipo de tratamiento de agua sobre el nivel del terreno para su fácil manipulación.

En función de la normativa local, puede ser obligatorio (en todo caso siempre será muy aconsejable) la participación de un Técnico que realice un proyecto de ejecución a partir de los datos obtenidos en el Estudio Geotécnico sobre el comportamiento del suelo. Con esta información y el volumen del vaso de la piscina, se elaborará una memoria de cálculo que definirá el sistema constructivo a realizar, plasmado en mediciones y planos utilizados por las empresas especialistas para realizar su presupuesto de ejecución. Los pesos que se transmiten al terreno no son muy grandes, téngase en cuenta que 2,00 metros de altura de una base de agua suponen una carga de 2.000 kg/m² , si añadimos una losa y unos muros de hormigón, la carga más desfavorable puede provocar una tensión en el terreno 0,04 N/mm² frente a los 0,20 N/mm² que se toma como referencia para un terreno normal.

Introducción_Construccion_Seccion1_Aseppi
Introducción_Construccion_Seccion2_Aseppi

Además de esto, existen unas cargas horizontales en los muros, como consecuencia del empuje del agua y del terreno –y que en el supuesto del vaso lleno se equilibran parcialmente–; la figura superior reproduce el esquema mencionado: la presión que ejerce el terreno sobre los muros puede representarse como en la imagen superior según ese esquema de cargas triangular que se hace máximo en el encuentro del muro con la losa de cimentación.

Esta presión se ve disminuida al colocar un drenaje exterior, o con un relleno de grava en el espacio abierto por la excavación que queda entre el encofrado perdido resuelto con fábrica de ladrillo cerámico. La presión hidrostática equilibra en parte la acción del terreno, no obstante, los muros deben calcularse para soportar los supuestos más desfavorables. De forma parecida se puede representar el empuje del agua del vaso sobre los muros.

Excavación_Construcción_Aseppi

Por último, hay que considerar otras cargas que puedan aparecer, como las de un pavimento de hormigón que se representa en la anterior imagen.

Tenidas en cuenta todas las acciones, el proyectista realizará los cálculos pertinentes de acuerdo al método de los Estados Límites3; por todo esto y las consecuencias más negativas que pueden ocurrir, se hace mención otra vez en la necesidad de contar con el asesoramiento de un Técnico y con una Empresa especializada que lleven a cabo el proyecto con plenas garantías. Es en esta fase previa cuando se definirán también los aspectos propios del diseño (ubicación, forma, materiales, etc.), el sistema de tratamiento del agua, el equipamiento, y todo lo necesario para que se pueda solicitar una oferta económica cerrada que impida los sobreprecios durante la ejecución.

3. Norma EHE – 08. Instrucción de Hormigón Estructural. El empleo de esta norma es fundamental en todos los aspectos de diseño y ejecución de elementos estructurales de hormigón.