Acondicionamiento del Terreno

Después del análisis del Proyecto de Ejecución, comienza la fase de obra emplazando la piscina sobre el terreno por cualquiera de los métodos conocidos para hacer un replanteo; para piscinas sencillas se clavarán en el suelo estacas de madera delimitando el perímetro; éstas se unirán con cuerdas y, por último, se marcaran en el terreno el área de excavación con una línea de yeso obtenida al “correr” las manos sobre dichas cuerdas.

Hay que tener en cuenta en el replanteo el espacio que ocupa el sistema constructivo que forma el vaso y que, del agua del vaso al terreno, sería: revestimiento, impermeabilizante, muro de hormigón proyectado, encofrado perdido con ladrillo hueco doble y relleno de grava en encuentro con terreno; si sumamos todo lo dicho supone un grueso extra de 50 cm. aproximadamente, por lo que siguiendo nuestro ejemplo de una piscina de 8,00 x 4,00 metros, se necesitaría una excavación de 9,00 x 5,00 metros. Como en el fondo de la misma es normal colocar una capa de grava gruesa de 15 cm y una losa de hormigón de 30 cm, a la profundidad de la piscina será necesario sumarle 45 cm en la excavación. Vemos como nuestra piscina tipo de 8,00 x 4,00 x 1,60 metros necesita una excavación con extracción de 110,70 m3 de tierras (considerando el esponjamiento); este volumen de tierras hace imprescindible que la excavación se haga por medio mecánicos ya que sería muy gravoso emplear sólo medios manuales. En terrenos normales y con piscinas de poca altura es frecuente dejar los bordes de la excavación prácticamente verticales; ante la posibilidad de deslizamiento durante la ejecución y el riesgo de atrapamiento de los operarios4, éste será uno de los aspectos a considerar en el Proyecto de Ejecución, que determinará la necesidad de realizar taludes5 en los bordes y su inclinación. La excavación mecánica dejará paso a un perfilado manual, comprobando la nivelación del suelo y apisonando el mismo si procede.

Acondicionamiento1_Construcción_Aseppi
Acondicionamiento2_Construcción_Aseppi

Replanteo con reglas y cuerda de tirantal, a la izquierda y detalle a la derecha.

A continuación, y sobre el terreno, se levantarán las fábricas de ladrillo hueco doble de gran formato sentado con mortero de cemento, que harán de encofrado perdido para el muro estructural. La pericia del oficial de albañilería que las ejecute, ayudado por reglas, plomada y escuadra, conseguirá llevarla a cabo de acuerdo con las especificaciones del proyecto y sin fallos en la geometría; en cualquier caso, forma parte de las actividades básicas del control de la ejecución la comprobación de la geometría del vaso en sus distintas fases para que no se pueda acumular el error. Por último se rellena la base con una capa de grava de 15 cm., con varias finalidades: separar el hormigón del terreno, colocar una capa drenante que no retrase los tiempos de ejecución en épocas de lluvia, regularizar el terreno, etc.

Las finalidades de la base de grava son varias; separar el hormigón una de ellas

Normalmente, la grava es trasladada en sacos de 1,00 m³ por la propia excavadora o una grúa móvil hasta el vaso de la piscina, haciéndose el reparto con rapidez. Para nuestro ejemplo, se necesitarían 6 sacas aproximadamente; lo normal es que se llevan a obra junto con las que luego servirán para rellenar el encuentro vertical terreno–encofrado.

Acondicionamiento3_Construcción_Aseppi

Replanteo encofrado perdido.

4 . El promotor de la obra, que en piscinas domésticas suele ser el propietario de la vivienda, es el responsable civil subsidiario de cuanto acontezca en la misma; esta nota de advertencia incide de nuevo en la necesidad de contar con agentes profesionales.

5 . De acuerdo a lo dispuesto en el Código Técnico de la Edificación. Documento Básico SE–C Seguridad Estructural: Cimientos. Apartado 7: Acondicionamiento del terreno.